Noticias

Pensando a futuro

Pensando a futuro

Guido Herrera, uno de los pilares de Talleres, vuelve a aparecer en el radar del Millonario para ponerse los guantes en caso de que se marche Franco Armani. Su historia, el sondeo de Boca y su paso por la Selección Argentina.

Mientras gambetea preguntas acerca de su futuro en River, Marcelo Gallardo se enfoca en la pelea por el título de la Liga Profesional, la asignatura pendiente desde su llegada en 2014, y continúa trabajando a sol y sombra para dejar al club lo más ordenado posible. Más allá de que continúe o se marche en diciembre, el Muñeco sigue analizando jugadores para nutrir al equipo y parece tener definido al sucesor de Franco Armani.

Luego de que el representante Martín Aráoz sembrara dudas acerca de la permanencia entre los postes del Monumental del arquero casildense de 34 años, en Núñez volvió a sonar fuerte el nombre de un viejo conocido. Se trata de Guido Herrera, uno de los pilares de Talleres, el líder de este torneo local.

 

No es la primera vez que el Muñeco posa los ojos en el nacido en Río Cuarto. A inicios de 2018, fue uno de los apuntados al igual que Rodrigo Rey para ponerse los guantes de River, aunque la negociación con el conjunto cordobés jamás tomó forma y Armani, proveniente de Atlético Nacional, terminó haciéndose cargo del arco.

 

A mediados de 2019, el guardián de la T volvió a estar en la carpeta de Gallardo. Por aquel entonces, su agente José Scozzari admitió haber recibido un llamado del Millonario pero no una propuesta concreta, por lo que su situación volvió a desvanecerse. "Hubo un sondeo informal desde River por Guido, pero ninguna propuesta”, aseguró Scozzari.

Con el futuro de Armani en veremos, para Herrera, quien solo recibió nueve goles en 12 fechas de esta Liga Profesional y es una de las figuras de Talleres, esta tercera posibilidad en River podría ser la vencida. Condiciones le sobran y también cuenta con el aval de un DT con espalda...

El arquero de 29 años comenzó su camino en el fútbol en Club Deportivo Río Cuarto hasta que llegó a Belgrano tras varias pruebas. Herrera fue parte del plantel profesional del Pirata entre 2012 y hasta mediados de 2013, cuando sin haber debutado (solo estuvo dos veces en el banco de suplentes) decidió marcharse en busca de continuidad a Defensores de Belgrano de Villa Ramallo.

Luego de no haber podido conquistar el ascenso a la B Nacional con el Granate, el Araña, tal como lo apodan en Córdoba, se incorporó a Talleres como suplente y, ante la lesión de Mauricio Caranta, se hizo cargo del arco y allí empezó a trazar su historia en el Matador de Barrio Jardín, con el que tocó el cielo con las manos y alcanzó la Primera División.

Ya en la máxima categoría, Herrera siguió demostrando sus condiciones y cerró el 2016 con la valla menos vencida del torneo. Para el arranque de 2017, fue sondeado por Boca, aunque rápidamente Talleres le bajó el pulgar y lo declaró “intransferible”.

En 2018, comenzó a aparecer en el radar de la Selección Argentina (ya había sido parte del Mundial Sub 17 de Nigeria en 2009) e incluso Lionel Scaloni decidió convocarlo para los amistosos con Irak y Brasil. En agosto del año pasado, fue cedido a préstamo al Yeni Malatyaspor, aunque su paso por Turquía duró poco y regresó meses más tarde al arco de la T, donde hoy es uno de los estandartes de este presente soñado.

 

Fuente: www.tycsports.com

Comentarios