Noticias

La premonición de Gómez

La premonición de Gómez

El arquero figura de Racing reveló qué les había dicho a sus compañeros antes del partido contra Boca.

Gastón Gómez se vistió de Gabriel Arias. O Chila, simplemente, fue Chila Gómez y su capacidad. Como fuera, al marplatense lo llamaron para cubrir el lugar que dejaba el mejor arquero del fútbol argentino y le cuidó la espalda de manera inmejorable. En una demostración de personalidad y condiciones, el uno de 25 años no le pesó en absoluto la responsabilidad de reemplazar al hombre que prestaba la valla con seis partidos en cero.

 

Gastón tomó esa posta por unos días y defendió el buzo con una de esas actuaciones soñadas. Si ya era la figura de la cancha por lo hecho durante los 90 minutos, mucho más lo fue en la definición por penales. Así como Gabi lo hizo en los tiros desde los doce pasos ante Vélez y frente a Rentistas, Gómez se agigantó frente al remate del Pulpo González, justamente un ex Racing: se lanzó hacia la derecha y detuvo el disparo del jugador de Boca. un rato después, Copetti convertiría el último, el definitorio.

Previo a los penales, el arquero de la Academia también se había iluminado cuando controló ese tiro libre de Tevez (de sobrepique), resolvió el zurdazo de Fabra sin dar rebote y, un poco más atrás aún, en el PT, frustró a Sebastián Villa en un mano a mano.

Chila fue el mejor de la cancha de punta a punta. Y el final se dio tal cual lo sospechaba. “En la semana les dije a mis compañeros que íbamos a ganar. Sabía que pasábamos por penales. Tenía confianza, fe. Lo presentía. Sentía que iba a ser así”, reveló el arquero, apenas consumado el pase a la final.

Sobre el estudio previo de posibles ejecuciones adversarias, aceptó que “habíamos visto algunos penales”, aunque lo relativizó: “Está en la decisión e intuición de uno, eso te marca la situación en los penales”. El domingo, desde Chile, donde se entrena con su selección, Arias publicó en Instagram palabras de apoyo para Gómez y Tagliamonte, el tercer arquero que ayer fue al banco. Y la figura de ayer resaltó ese gesto. “Le quiero agradecer porque en la semana puso un posteo y siempre me dio confianza. Tanto él como Mena son gran parte de este equipo y se los quiero dedicar”.

Apodado Chila porque “de chico me veían parecido y en cancha de 9 metía goles de tiro libre”, el producto del semillero de Racing siempre transmitió serenidad. Su mamá, sin embargo, no tuvo la misma suerte... ”Estuvo descompuesta cuando se enteró de que iba a jugar. Pero después estaba muy feliz como toda mi familia”.

En 2019 se rompió el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha, lo que lo alejó de las canchas por varios meses. Sin embargo durante la recuperación comenzó a sufrir ataques de pánico que lo llevaron a sentir que se moría: “Creía que me estaba muriendo. Sentía que se me dormía el brazo y la cabeza, y, además, todo un calor en el pecho y como que se me cerraba la garganta”.

Finalmente logró salir adelante y volvió a sumar minutos en reserva, que lo colocaron nuevamente en el plantel de primera. Reapareció en primera en la Copa Maradona, en diciembre del 2020 ante Estudiantes.

Alguna vez el gran José luis Chilavert dijo: "Gaston Gómez será el mejor arquero de Argentina". Parecería ser que llegó el momento del despegué para Chila Gómez, a quién apodaron de esa manera por su parecido con el arquero paraguayo: "Chila me lo puso un entrenador de Mar del Plata porque me veían parecido a Chilavert. Metía goles de tiro libre y de arco a arco porque le pegaba fuerte".

Chilavert le tiró flores a Gómez en varias oportunidades: "Tiene mucha personalidad, la manera de pararse y jugar con los pies muestra el futuro que tiene. El arquero tiene que saber jugar con los pies, hoy en día eso es muy importante". El viernes, Gómez volverá a estar en el arco de la Academia. Y nada menos que en una final.

 

Fuente: www.ole.com.ar

Comentarios