A PHP Error was encountered

Severity: Warning

Message: fopen(/var/cpanel/php/sessions/ea-php71/ci_session84ab788973b983d414d3dbe7f548c333b1df5ed8): failed to open stream: Disk quota exceeded

Filename: drivers/Session_files_driver.php

Line Number: 174

A PHP Error was encountered

Severity: Warning

Message: session_start(): Failed to read session data: user (path: /var/cpanel/php/sessions/ea-php71)

Filename: Session/Session.php

Line Number: 143

Arqueros en Red | Noticias AER

Noticias

Nunca quedé tan expuesto

Nunca quedé tan expuesto

Campa habló de su error frente a Argentinos y reveló: "Me comí goles, pero no en una situación así"


"NO SÉ SI PERDÍ PRESTIGIO, PERO HAY COSAS QUE NO SE PUEDEN COMPARAR. ACÁ LLEVO SEIS AÑOS", SACÓ CHAPA EL ARQUERO.

Se retira del vestuario y no agacha la cabeza como suelen hacerlo aquellos jugadores que quieren evitar a la prensa. Camina unos metros, traspasa el enrejado y les pone el pecho a todas las preguntas. Las responde con amabilidad, parece atenazarlas a pesar de que algunas lo incomodan. Habla con seguridad, justamente la misma que le faltó en esa salida fatal en el centro que terminó en el empate de Argentinos en tiempo de descuento. A los 35 años, a Gustavo Campagnuolo se lo ve entero anímicamente. Siempre con la postura de intentar desdramatizar. Incluso ahora, cuando su titularidad para el partido ante Tigre corre serio peligro por su grueso error del sábado (ver Algo le...).

-¿Viste muchas veces la jugada del gol?

-No me hizo falta repasarla. Cuando uno comete este tipo de errores se da cuenta enseguida. Tengo un sabor amargo porque eso pasó en la última jugada del partido después de que el equipo hiciera las cosas más o menos como se las había planificado.

-¿Por qué saliste?

-No era una jugada para salir. Igual, si me quedaba en el arco, quizá tampoco agarraba el cabezazo. O sí, o hasta la podría haber parado de pecho. Es un segundo en el que uno piensa una cosa y sale. Fue gol y listo, ya no sirve pensar tanto en esa jugada. Salí mal y se terminó ahí. Perdimos dos puntos, es así.

-¿Te traicionó la ansiedad en ese momento?

-No sé. Es sólo una decisión equivocada. Apenas la pelota entró en el arco me di cuenta del error. Encima, choqué contra dos compañeros. Fue desacertado, tendría que haberme quedado en el arco a ver qué pasaba. Yo soy un tipo muy frío durante los partidos. Y a esta altura yo no puedo tener ansiedad.

-¿Creés que perdiste parte del prestigio que ganasteo en el 2001?

-No, porque para mí hay cosas que no se comparan con otras. Vos podés andar bien o mal, pero uno ya hace seis años que está en el club. Para algunos tal vez quedó manchado lo mío y para otros no. Algunos estarán hartos, otros no.

-Los hinchas te despidieron con insultos. ¿Esa actitud te sorprendió?

-Lo de la gente es relativo. En general, siempre sentí un cariño muy grande de los hinchas en todos estos años. Después de los cuatro goles que nos hizo Huracán, cuando en el segundo tiempo fui para el arco que daba a la popular de Racing, la gente me apoyó y se me puso la piel de gallina. Toda la gente me aplaudía luego de mucho tiempo. Algunos pueden estar disgustados totalmente y otros no. No será la primera vez que me insulten ni la última.

-Pero vos no estás acostumbrado a un repudio como el del sábado.

-Siempre les digo a mis compañeros que uno le falta el respeto a la gente si deja las cosas libradas al azar. A mí me da mucha tranquilidad el hecho de esforzarme tanto, más allá de que en junio cumplo 36 años, de manejarme siempre igual ya sea cuando juego y cuando no.

-¿Fue el gol más duro que te hicieron?

-Hay algo que me dejó preocupado cuando hice un análisis personal. Me comí muchísimos goles a lo largo de una carrera de 16 años, pero nunca quedé tan expuesto. No recuerdo otra situación como ésta.

-¿Sentís que tu error te puede costar el puesto?

-No lo sé. Otras veces ya he salido del equipo. Hoy estoy contento, más que nada por todo lo que hice en estos seis meses, por cómo me sacrifiqué en los meses de recuperación (NdeR: por una rotura de ligamentos cruzados).

-En junio vence tu contrato, ¿qué fututo querés?

-Ni idea. Yo quiero jugar por lo menos dos años más porque hice mucho sacrificio después de la lesión. Pero hoy es imposible saber en dónde.

-¿Recibiste algún llamado de apoyo que te haya sorprendido?

-Hay cuatro o cinco amigos que son unos capos y me llaman siempre. Son mi guía para apoyarme.

-¿Qué te dijo tu mujer cuando llegaste el sábado a tu casa?

-Mi mujer me saludó como siempre. Por suerte, ella no entiende nada de fútbol...

Comentarios