Noticias

El abuelo de Chilavert


José Laforia, el ya citado arquero del club Alumni, fue uno de los primeros guardametas de la primera división argentina en marcar un gol, y el único en hacerlo con la pelota en movimiento. Laforia consiguió su conquista el primero de julio de 1906, cuando su equipo enfrentó al Belgrano "extra" —un "hermano menor" de la entidad homónima—, y lo de­rrotó por nueve a cero. Como ese día su rival se había presentado con solamente diez inte­grantes, Alumni formó con once jugadores de campo —entre los que figuraba el portero— y nadie cubrió el arco. A pesar de esta circuns­tancia, la meta albirroja no pasó zozobra algu­na, ya que los hombres de Belgrano no ensa­yaron un solo remate contra la portería gra­cias al gran trabajo defensivo de Jorge Brown y Mariano Reyna —reemplazante de Carlos Brown, quien había viajado a Edimburgo, Es­cocia, para finalizar sus estudios cuando se clausuró la Facultad de Medicina de Buenos Aires—. La innovación táctica, netamente ofensiva, fue celebrada por los seguidores del legendario club y también por el diario La Prensa, que en sus páginas destacó la nueva posición del guardametas como atacante "en lugar de tenerlo entre dos palos no haciendo nada". Laforia, quien ya había actuado de de­lantero durante su paso por Barracas, consi­guió la octava anotación de su equipo a los 26 minutos del segundo tiempo, al batir a su "co­lega" Pablo Frers con un golpe de cabeza.

Comentarios